Neutralidad, Sin categoría

¿Reforma o muerte de la neutralidad de la red en Estados Unidos?

Por Laura Daniela González.

Cientos de empresas de tecnología como Amazon, Google, Facebook; ONGs nacionales e internacionales; colectivos de arte; periodistas y la ciudadanía se unen esta semana en un mismo llamado: internet debe permanecer abierto y neutral.

La manifestación se concentrará el miércoles, 12 de julio en el “Día de acción en internet para salvar la neutralidad de la red”. El descontento generalizado se debe a las reformas propuestas por Ajit Pai, el nuevo director de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés). Los cambios pretenden dejar sin piso los únicos instrumentos que obligan a los proveedores de acceso a internet (PAI) como  AT&T, Verizon y T-Mobile a no interferir con el acceso a internet de quienes usan sus servicios.

Obama y la neutralidad de la red

Durante la administración de Obama, la FCC estableció que los PAI tienen obligaciones de “common carriers” (transportadores comunes). Ser un transportador común implica tener una obligación básica: “ofrecer un servicio de forma no discriminatoria, neutral en cuanto al uso y las personas usuarias”.

Esta  figura no es nueva. Ya en el siglo XIX las obligaciones del transportista común garantizaron que todas las personas tuvieran acceso sin discriminación a servicios tan vitales como el transporte y las telecomunicaciones. En 1848, por ejemplo, el estado de Nueva York declaró que las empresas de telegrafía eran transportistas comunes y las obligó a proporcionar un servicio no discriminatorio tanto a sus competidores, como a particulares.

 

Más adelante, La ley de telecomunicaciones de 1996* estableció que los servicios de telecomunicaciones, incluyendo la telefonía fija y móvil, los servicios de broadcasting y radio, eran transportadores comunes, y, por tanto, se sujetaban a los principios de no discriminación.

Para las compañías de telecomunicaciones privadas, la figura del transporte común es la base para la libertad de expresión, ya que las obliga a prestar el servicio de forma neutral respecto a los usos y contenidos. Por lo tanto, los transportistas no pueden ser selectivos basados en el contenido, y no pueden actuar como censores.

El servicio de internet ha evolucionado como un medio revolucionario de comunicaciones en el que cualquiera puede enviar y recibir cualquier tipo de información sin casi ninguna restricción. Sin embargo, los PAI que llevan el servicio directamente a los hogares  tienen la capacidad técnica y los incentivos económicos para alterar la información que las personas reciben y envían por internet.

Por ejemplo, si un PAI desarrolla su propia aplicación de video, puede captar más usuarias si ralentiza el tráfico de YouTube, de tal forma que se demore más tiempo en cargar. Otra práctica que puede resultar atractiva para los PAI son los bloqueos a aplicaciones, como llamadas de WhatsApp, que compiten con sus servicios clásicos como la telefonía móvil. Los PAI pueden degradar el acceso generalizado de internet de tal forma que se incentive a las personas a pagar por mejores calidades creando líneas rápidas de forma artificial. También pueden cobrar a los contenidos para que su tráfico sea transportado con mejor calidad(2) .  

Para evitar que los PAI desarrollen prácticas de bloqueo de contenidos, ralentización, pago por priorización, generen un aumento en el costo de internet y discriminen injustamente entre contenidos, la FCC clasificó el internet como un servicio de telecomunicaciones sujeto a los principios de transportador común.

Con esa clasificación, la FCC tiene la competencia para ejercer control y evitar que los PAI alteren, restrinjan o discriminen en razón de la persona usuaria o del contenido que transportan. Así mismo, puede hacer cumplir la obligación de prestar un servicio neutral que no interfiera en el tráfico de información.

¿Cuáles son los cambios específicos?

La “Orden para una internet abierta” (Open Internet Order) es la herramienta que la FCC desarrolló para evaluar las prácticas de gestión de tráfico, las ofertas comerciales y los estándares de transparencia que deben seguir los PAI para prestar un servicio neutral.

Ajit Pai pretende que la FCC no pueda aplicar la Orden, mediante dos artimañas jurídicas:

  1. Cambiar la clasificación del servicio de internet.

Internet ya no sería un servicio de telecomunicaciones (3), sino un servicio de información.  Con ese pequeño cambio, los PAI no serían transportadores comunes sujetos a la obligación de prestar un servicio de forma no discriminatoria y neutral. Es decir, dejarían de estar obligados a evitar cualquier discriminación según la persona a la que le prestan el servicio o según los contenidos a transmitir.

Adicionalmente, la FCC perdería la competencia para evaluar las prácticas comerciales y de gestión de tráfico según la mencionada orden. Ni la FCC ni ninguna otra entidad tendrán entonces la competencia para evitar que los PAI intervengan en la libre circulación de contenidos, aplicacione y servicios (CAS). Esto sucedió en varias ocasiones antes de que internet estuviera clasificada como un servicio de telecomunicaciones y los PAI fueran transportistas comunes.

En el 2010 ninguna entidad pudo sancionar a Verizon por estrangular arbitrariamente el tráfico de BitTorrent. En el mismo año, la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia decidió tumbar la sanción que había impuesto la FCC a Comcast por interferir arbitrariamente en el tráfico peer to peer de quienes contratan sus servicios. La razón fue que el servicio de internet en ese momento no estaba clasificado como un servicio de telecomunicaciones y, por tanto, a los PAI como Comcast no les aplicaban los principios de transportadores comunes (4)*. Es decir, no les aplica la obligación de no discriminación.

2. Desmantelar los pilares de la Orden para un Internet abierto:

  • Eliminar la prohibición de bloquear, ralentizar el tráfico y recibir pago por priorización

En la reforma se considera que si estas acciones no tienen efectos en la competencia entre CAS, entonces, no deben prohibirse(5). De esta forma, los PAI serían libres de bloquear, interferir tráfico o cobrar por líneas rápidas hasta que se demuestre que las prácticas  afectan la competencia.

Imagine, por ejemplo, un YouTube ralentizado mientras se decide si existe un efecto en la competencia entre aplicaciones de video, cosa que puede tomar meses, e incluso años. Imagine que los PAI bloqueen ciertos contenidos como juegos en línea o redes sociales y le cobren por ello un cargo adicional hasta que se determine si esto afecta de algún modo el mercado.  

  • Eliminar el estándar que permite evaluar las prácticas comerciales de los PAI

La Orden para una internet abierta estableció el estándar que deben cumplir las ofertas comerciales y demás prácticas de los PAI, de tal forma que no “[i]nterfieran injustificadamente ni en la capacidad de los consumidores para acceder a los CAS de su elección, ni interfieran o pongan en desventaja la capacidad de los CAS de acceder a las personas”.

Esto evita, entre otras cosas, que teniendo varias aplicaciones que cumplen una misma función se discrimine en favor de algunas y en detrimento de otras. Por ejemplo, si dentro de una oferta comercial un PAI ofrece Deezer gratis y no Spotify, el PAI  hace más atractiva la primera y pone en desventaja a la segunda plataforma.  La Orden regula estas situaciones y compele a los PAI a ofrecer en igualdad de condiciones todas los CAS de un mismo tipo. Por tanto, el PAI debe ofrecer gratis todas las aplicaciones de música y no solo algunas en particular.

De eliminarse el estándar no existiría una guía para evaluar las prácticas de los PAI que pueden llegar a ser discriminatorias y poner en desventaja a ciertos CAS.

¿Cómo reaccionan las personas que usan internet?

La libre circulación de ideas y contenidos a un bajo costo es lo que ha propiciado el desarrollo del inmenso valor de internet. Permitirle a los PAI que interfieran en esta circulación significa un grave impacto para el desarrollo económico, social y cultural que internet ha propiciado. Por eso, no es extraño que el 12 de julio se proyecte  como una de las más grandes protestas digitales con más de 50.000 personas, sitios web y organizaciones participando.

La movilización pretende expresar el descontento con la reforma que le da pleno poder a los PAI para actuar guiados por sus intereses económicos sin ningún tipo de regulación que vele para que internet se mantenga abierta, neutral y accesible.

Karisma GIF - Find & Share on GIPHY

*Párrafo 49.
(2) Para una explicación amplia de las prácticas que podrían ejercer los prestadores de servicio de internet sobre el tráfico de internet por incentivos económicos ver la Open Internet Order de la FCC. par. 79. https://apps.fcc.gov/edocs_public/attachmatch/FCC-15-24A1.pdf

(3)*Párrafo 25.

(4)* United States Court of Appeals FOR THE DISTRICT OF COLUMBIA CIRCUIT. Decisión del 6 de april de 2010. Disponible en: https://www.cadc.uscourts.gov/internet/opinions.nsf/EA10373FA9C20DEA85257807005BD63F/$file/08-1291-1238302.pdf

(5)* Párrafo 77. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *