acceso abierto, acceso al conocimiento ya la cultura, Blog, Contenidos, debate local, debate mundial, Derecho de autor, Destacado, Español, Noticias, Noticias Destacadas, Publicaciones, Ver

Usos justos para el futuro. Entrevista con Delia Browne, por Glynn Moody.

Traducción: Luisa Parra

Corrección: María Juliana Soto

Publicada en: http://copybuzz.com/copyright/interview-delia-browne/

Delia Browne

Delia Browne es la directora de la Unidad Nacional de Derecho de Autor de Australia, que proporciona recomendaciones especializadas en derecho de autor a escuelas australianas y al sector de educación técnica y especializada (TAFE por sus siglas en inglés), y orienta negociaciones con sociedades de gestión colectiva en representación de ellos. En este cargo, Brown lideró la exitosa reforma a la ley de educación en 2005-2006 de la que resultó la introducción de  excepciones al derecho de autor para el uso libre en educación. Ella es una de las cofundadoras y presidente de “Peer 2 Peer University” y también una de las personas que redactó la Declaración de Ciudad del Cabo sobre Educación Abierta.

Glynn Moody: ¿Podría hablar un poco sobre la reforma a la ley de educación de 2005-2006 en Australia, en la que se  introdujeron excepciones al derecho de autor para el uso libre en educación?

Delia Browne: En 2005 hubo una revisión a la ley de derecho de autor en Australia con el propósito de ver qué excepciones podrían necesitar las personas. Básicamente, [esto fue] en respuesta al Tratado de Libre Comercio entre Australia y Estados Unidos. Nosotros no estábamos listos para pensar en el uso justo (fair use) en Australia, en ese momento estábamos reaccionando a la presión de las sociedades de gestión colectiva que intentaban que las escuelas pagaran por leer en línea. También estábamos tratando de actualizar nuestra ley en relación a usar herramientas como tableros interactivos en el salón de clase porque nuestras excepciones se referían básicamente a tener un DVD en clase y poder presionar el botón de “play”.

Para ese momento conseguimos un acuerdo flexible para una excepción en educación, conseguimos una excepción que trataba específicamente las páginas web de educación y una excepción que trataba de actualizar el desempeño y la comunicación en el salón de clases. Sin embargo, no han resistido la prueba del tiempo desde su introducción en 2006 ya que todavía hay algunos errores de redacción.

GM: ¿Cómo surgió el proyecto “Peer 2 Peer University” y cuáles son sus objetivos?

DB: Yo soy una de las cofundadoras de “Peer 2 Peer University” o P2P University, la cual comenzó a funcionar alrededor de 2009. La idea original detrás de “Peer 2 Peer U” era aprovechar todo lo que fuera libre en internet y establecer un aprendizaje social – como un club de lectura – para ayudar a las personas a que aprovecharan el material educativo abierto y libre.

“Peer 2 Peer U” se ha alejado de ser estrictamente en línea. Lo que estamos haciendo ahora es tomar los cursos en línea y traerlos a espacios físicos de bibliotecas y capacitar a bibliotecólogos para que faciliten, en grupos presenciales, que las personas usen los cursos en línea libres y abiertos. Eso está siendo piloto en Estados Unidos, Kenya, París y otros lugares.

GM: ¿Cómo encaja el derecho de autor en eso?

DB: Todo lo que hacemos está licenciado de manera abierta, bajo licencias Creative Commons. Las licencias CC fueron creadas originalmente no para arreglar el derecho de autor sino como una forma de licenciar material y de licenciar el uso del material de una forma más flexible. Es decir, sin tener que confiar en excepciones complejas al derecho de autor o tratando de averiguar si ese material estaba o no protegido por derechos de autor porque es algo difícil de hacer. Así que “Peer 2 Peer University” es un proyecto de educación abierta, que significa que cualquier cosa que hagamos se comparte de manera libre y abierta, no solo libre para acceder sino libre para usar.

GM: Sé que es fan de la Educación Abierta y de los Recursos Educativos Abiertos (OER por sus siglas en inglés) ¿podría hablarnos un poco sobre lo que son exactamente éstos últimos?

DB: Cualquier tipo de material para enseñar y aprender – puede ser video, puede ser imágenes, películas, o música o un juego en línea. Un material licenciado bajo una licencia Creative Commons, que permite que la persona que lo está usando lo pueda cambiar, revisar, mezclar, compartir o distribuir sin tener miedo a infringir la ley de derecho de autor.

GM: ¿Qué tan importante cree que es lo abierto para los OER?

DB: Probablemente usted ha escuchado sobre la Alianza para el Gobierno Abierto  (Open Government Partnership) que muchos países han firmado. Cada vez más en los planes de acción del gobierno abierto usted verá los Recursos Educativos Abiertos (OER) como un componente central para los gobiernos que tratan de asegurarse de que el dinero público está siendo utilizado para crear material pedagógico y que ese material pedagógico es licenciado como un OER. Eso permite que todos los usen y los reusen, incluyendo escuelas, profesores, universidades y bibliotecas, pero también aquellos que quieren seguir aprendiendo a lo largo de su vida. Y también, hasta cierto punto, a las empresas porque los contribuyentes ya han pagado por ellos una vez y todos somos contribuyentes, incluso las empresas.

Los OER son muy importantes para incrementar la cantidad de buen contenido académico allá afuera. Los profesores son muy creativos y los OER permiten que puedan compartir lo que hacen, y también ayuda a ahorrar presupuesto educativo considerablemente. Por ejemplo, en Australia, nosotros estimamos de manera conservadora que las escuelas australianas – hay aproximadamente 10.000 de ellas – gastan más de AU$700 millones [más o menos  €500 millones] al año comprando contenido. Y encima de esto también gastan otros AU$95 millones [€65 millones] en inscripciones a licencias colectivas a las sociedades de gestión colectiva. Hay solo 3.5 millones de estudiantes de escuelas en Australia.

GM: Podría decir algo sobre su actual esfuerzo en introducir el uso justo (fair use) en Australia: ¿qué hay detrás, por qué cree que es algo que se debe hacer y en qué momento del proceso se encuentra?

DB: El gobierno de Australia ha realizado recientemente dos revisiones, la revisión de la Ley Australiana de Comisión de Reforma Legislativa en derecho de autor en la economía digital y la más reciente la revisión [del Gobierno Australiano] de la Comisión de Productividad de los acuerdos de Propiedad Intelectual [la respuesta del gobierno australiano a la carta acaba de publicarse]. El gobierno también se ha comprometido con Ernst & Young a hacer un análisis de costo-beneficio sobre introducir una excepción de uso justo (fair use) en Australia.

Las tres revisiones han recomendado la introducción del uso justo (fair use) y el rechazo de todas las excepciones, que son más o menos 30 las que existen en el acta de derecho de autor en Australia. Algunas de ellas funcionan en el entorno digital, muchas de ellas no. Eso es algo que el gobierno debe decidir si implementará [o no].

Lo interesante es que muchos gobiernos que están revisando sus leyes de derecho de autor ahora están mirando el uso justo (fair use) como una excepción abierta y flexible, que está preparada para el futuro ya que siempre se adaptará a cualquier nueva tecnología. Porque la pregunta base es: ¿es justo?  – mira esos factores; y la segunda pregunta: ¿qué pasa con su propósito? – como la educación, el uso no consuntivo, el uso cultural de las bibliotecas, la parodia, la sátira, la crítica, el reportaje de noticias, etc.

También es interesante: Korea ahora tiene uso justo, Singapur ahora tiene uso justo, Israel ahora tiene uso justo – por supuesto, Estados Unidos lo ha tenido desde 1976. Sur África ahora se está sometiendo a una revisión para reformar la ley, están revisando el uso justo. Australia está [mirando] y Canadá introduce algo llamado “trato justo para la educación” (fair dealing for education), que es como el uso justo (fair use).

Así que puede ver todos estos países que están mirando sus leyes y no están yendo por más excepciones, están intentando prepararse para el futuro. Desafortunadamente en Europa es mucho más difícil por la Directiva de Derecho de Autor de la Unión Europea, pero es muy importante que empecemos a pensar cómo se ve la educación en el Siglo XXI. Ya no me preguntan sobre fotocopias o copiar televisión, ya no me preguntan sobre grabadoras de video. Ahora me preguntan sobre documentos de cámaras, iTunes U, Google Classroom, impresoras 3D, inteligencia artificial, realidad aumentada.

De lo que estamos hablando no es sobre un libro de texto o incluso sobre un libro digital en el salón de clases. Es completamente diferente y necesitamos leyes que nos permitan colaborar con la industria, colaborar con el espacio [agencias] y lejos de centrarse solo en las editoriales.

GM: ¿Usted cree que el uso justo es la forma de ir hacia el futuro?

DB: Creo que hay demasiada desinformación sobre lo que es el uso justo y eso lo hacen los sospechosos habituales – las editoriales y las industrias cinematográficas. Ellos dicen que el uso justo significa todo gratis y el uso justo no es todo gratis. A mi parecer, el uso justo cubrirá cosas que no están tradicionalmente en los intereses de los propietarios del derecho de autor como el material libre y disponible de Internet. Creo que todavía hay un rol para los acuerdos de licencia colectiva. Estos entrarían en el juego para los usos que no son justos.

Creo que debemos avanzar hacia regímenes que tengan uso justo y también licencias colectivas apropiadas para usos que nunca serán justos en el mundo de la educación. Eso es lo que vemos en Australia como la solución correcta – uso justo más licencias colectivas. Pero es interesante cuán a menudo los titulares del derecho de autor parecen olvidar la segunda parte de la que hablamos. La cual es: sí, vemos un rol para las licencias colectivas, pero no creemos que las licencias deberías cubrir cosas que son claramente justas y no perjudican al titular del derecho de autor.

GM: ¿Hay alguna otra área de la ley de derecho de autor de Australia que le gustaría mencionar?

DB: Necesitamos estar seguros de estar lidiando con el acceso de las personas en condición de discapacidad. Una de las cosas buenas en Australia es que tenemos una ley que provee excepciones mucho más amplias [al derecho de autor] para el acceso a personas en condición de discapacidad que incluye discapacidades auditivas y todo tipo de discapacidades. Es importante que no nos enfoquemos solo en las personas con discapacidades visuales, sino también en las personas con discapacidades auditivas.

Algo que no hemos logrado solucionar todavía en Australia es tener excepciones a la disposición sobre medidas tecnológicas de protección  [TPM – aka DRM]. Nuestro acuerdo flexible aplica para películas y las grabaciones audiovisuales y de sonido. Si es un DVD nosotros no podríamos tomar un extracto del DVD bajo nuestras excepciones porque infringiríamos una medida tecnológica de protección [TPM por sus siglas en inglés]. Así que usted necesitaría una excepción para las medidas tecnológicas de protección con el propósito que tener ventaja sobre las excepciones que ya le fueron concedidas.

Safe harbour es todavía un problema en Australia. Escuelas, universidades y cualquier empresa australiana que esté comenzando no tienen “puerto seguro”. “Puerto seguro” parece aplicar a las compañías de telecomunicaciones pero no a todas las entidades que puedan operar como una ISP. Así que esa es otra área que necesitamos arreglar en Australia.

GM: Como usted sabe “puerto seguro” está bajo tratamiento en la Unión Europea por el artículo 13 en la propuesta de revisión de la Directiva del Derecho Autor ¿Algún comentario al respecto?

DB: Usted le da a los titulares del derecho de autor lo que quiere y después ellos cambian de opinión de nuevo. Es más o menos así: amigos, debemos dejar de estar unos contra otros y empezar a ser un poco más pragmáticos sobre el futuro. Porque el derecho de autor no está ahí para proteger una industria obsoleta o moribunda. La disrupción que está ocurriendo no tiene nada que ver con excepciones o derecho de autor. Se trata sobre el hecho de que las personas son más innovadoras y están reaccionando a lo que ellos creen que los consumidores podrían querer o necesitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *