• flickr
  • vimeo
  • youtube
  • tumblr

levitra cost per pill

sildenafil funciona para mujeres

cialis vs viagra dose

Para la Fundación Karisma, el Título IV resulta especialmente relevante, ya que podría tener una afectación directa en la manera en la que nos relacionamos en el entorno digital. Este apartado busca reglamentar viagra gay challenge “la tranquilidad y las relaciones repestuosas” bajo el argumento de que “el derecho a la tranquilidad y a unas relaciones respetuosas es de la esencia de la convivencia. Por ello, es fundamental prevenir la realización de comportamientos que afecten la tranquilidad y get prescription doctor online viagra la privacidad de las personas” (artículo 34). Con ese propósito, la norma define qué se entenderá por privacidad, y qué se considera un lugar privado.

Esta iniciativa lleva dos debates en el Congreso y, la Comisión Primera del Senado aprobó un nuevo texto en el cual se eliminó una lista taxativa de conductas que, por afectar la privacidad, no debían efectuarse, so pena de una sanción. Dentro de las conductas eliminadas del proyecto se  encontraba el uso de dispositivos y documentos electrónicos, que sin embargo no estarían prohibidas cuando fueran realizadas por autoridades en ejercicio de sus funciones tales como registros postales, fotográficos, de video o de voz. cialis 20 mg price walgreens  Por fortuna, ya no hacen parte del proyecto, ya que estas situaciones tornaría en inoperante la protección a la intimidad de la ciudadanía colombiana al otorgar una autorización legal tan amplia a la Policía.

where can i buy cialis online in australia viagra for premature ejaculation Por último…

Hay un par de iniciativas que no involucran nuestros derechos en el entorno digital y las telecomunicaciones, pero que regulan la manera en que la ciudadanía y los/as congresistas interactúan, motivo por el que nos parece pertinente contarles sobre ellas. Por un lado, un proyecto de ley sobre transparencia en el Congreso, y otro de cabildeo o “lobby”. El primero, que aún sigue en curso, pretende regular la manera en que las y los congresistas rinden cuentas a la ciudadanía. El segundo, que se archivó, buscaba crear un registro electrónico con los cabildantes (personas, organizaciones, corporaciones, etc.) que promueven y defienden la presentación y trámite de proyectos de ley en el Congreso que afectan sus intereses.

Una vez más evidenciamos que poco o nada se incentiva la discusión, o se despierta el interés de estos temas en el Capitolio Nacional. Desde que iniciamos este proyecto de monitoreo al Congreso, evidenciamos un círculo repetitivo en el que proyectos similares se presentan, nunca se discuten y luego se archivan. Los proyectos de ley han abordado los temas relacionados con los entornos digitales desde un enfoque de alfabetización digital o en asuntos de infraestructura.

El 20 de julio se reactivaron las actividades en el Congreso. Esperamos que en esta nueva legislatura, Internet sea considerado y analizado como un espacio para el ejercicio de derechos humanos.

Share Button

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *